Nuestra Historia

Desde 1929 llevamos seleccionando el mejor  café importado de Brasil para nuestras tiendas.        ¿Quieres conocer esta historia? 

Para proporcionar el mejor café de calidad en Catalunya

Volviendo hacia España de un viaje de negocios por Chile y Uruguay, Germán de Erausquin y Olabarrieta fue a Sao Paulo para tomar un barco para volver a España. de esta empresa brasileña en España.

 Durante la travesía entre Sao Paulo y España, tuvo la ocasión de contactar con representantes del Gobierno del Estado de Sao Paulo (Brasil) y se enteró que necesitaban una persona que se ocupase de llevar la Sucursal de esta empresa brasileña en España. 

Esta empresa debía hacerse cargo del “Servicio de Propaganda de los cafés del Brasil”. Como Germán de Erausquin y Olabarrieta en aquel momento estaba interesado en nuevos proyectos, aceptó esta oferta y fue contratado como nuevo Apoderado de la Compañía.

6 Generaciones de Cafeteros

En 1929

En 1929 se encarga de la instalación del stand de los Cafés del Brasil en la Exposición Universal de Barcelona, donde se distribuyeron gratuitamente más de un millón de tazas de café

 A partir de entonces se ocupó de la industria tostadora de café de la calle Comte d´Urgell, 35 de Barcelona, y además de la expansión de la marca Bracafé – Casas Brasil , por medio de la apertura de establecimientos de degustación de café tanto en Madrid, como en Bilbao, Sevilla, Valencia , Zaragoza y principalmente en Barcelona ( donde había establecimientos en la Calle del Carmen, Rambla del Centre, Plaza del Ángel, Plaza Cataluña y Calle Caspe,2 esquina Paseo de Gracia ).

“Se distribuyeron más de un millón de tazas de café gratis”

En 1934

En 1934, Germán de Erausquin y Olabarrieta, como Apoderado de la empresa Bracafè – Casas Brasil, cede el Trofeo “Taça Bracafè” al ganador del torneo entre las selecciones de Brasil y Cataluña, que se celebró, previo al Campeonato del Mundo de Futbol de Roma, de aquel mismo año.

 

Entre 1936 - 1939

Durante la Guerra Civil Española,  el Estado Español decreta que el café es “Comercio de Estado” y por tanto todas las compras realizadas al extranjero de café crudo deberían pasar por la Administración, quedando la empresa Bracafé – Casas Brasil sin trabajo como importadora de café de Brasil.

Esto y el bloqueo de los puertos españoles, provocado por la Guerra Civil, hizo que los establecimientos no pudiesen acceder a la materia prima más importante para ellos, el café, y por eso los propietarios brasileños decidieron cerrar la empresa en España.

Así le comunicaron a su Apoderado, Germán de Erausquin y Olabarrieta para que cerrase la compañía en España, pero dadas las grandes deudas acumuladas durante los tres años de Guerra Civil el coste de cerrar la empresa era muy alto, y los propietarios brasileños no estuvieron dispuestos a añadir más dinero para cerrar una empresa, en la que habían estado invirtiendo dinero sin obtener nada a cambio durante los tres años de guerra. 

Postguerra

Entonces, Germán de Erausquin y Olabarrieta se ofreció a hacerse cargo de todas las deudas, a cambio de acceder a la propiedad del negocio de Bracafé – Casas Brasil en España.

Mediante un plan de saneamiento empresarial, consiguió dar rentabilidad a este negocio y obtener, a parte de beneficios, un prestigio empresarial, reconocido con muchas distinciones y nombramientos, como la “Gran Cruz de Isabel la Católica”, el grado de “Oficial da Ordem Nacional do Cruzeiro do Sul” , la Presidencia de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación Hispano – Brasileña y otros

German de Erausquin y Olabarrieta

En el ámbito privado, Germán de Erausquin y Olabarrieta, junto con su esposa, María José Ruiz Barreto, fueron unos grandes amantes de las artes, ayudando a muchos artistas noveles a desarrollar su carrera, principalmente a pintores y escultores.

Germán de Erausquin y Olabarrieta y su esposa, María José Ruiz Barreto, fueron unas personas con una gran Fe en Dios, y como cristianos ayudaron a muchas personas necesitadas, tanto proporcionándoles trabajo, como dándoles dinero para pagar deudas . Además ayudaron y financiaron la restauración de diferentes iglesias, como el Real Monasterio de San Cugat del Vallés y la Iglesia de San Cipriano de Valldoreix.

En 1992

La cafetería BRACAFÉ de la calle Caspe 2, desde su inauguración, el 29/04/1931, hasta su demolición, en septiembre de 2018, fue referencia de café único, singular, inimitable. Lugar de reunión de gentes de la Literatura, la Radio, los Negocios, el Teatro, la Música, etc.. En el lugar en que se encontraba, ahora está el acceso al párking, del edificio de Seguros Catalana Occidente S.A.. Su actividad se trasladó al  BRACAFÉ de Comte d’Urgell,35. 

 

2020 -2021

Esta responsabilidad nos lleva a cuidar cada grano, cada taza de café, como si de una obra de arte se tratara. Con el esmero de quien ofrece toda la experiencia y la dedicación de seis generaciones de cafeteros.

Con la garantía y el control de calidad desde la cosecha en el país de origen hasta la técnica del servicio a la taza.

Idioma »
Ir arriba